Compartiendo en Voz Alta:

Quiero compartir con vosotros un más que interesante comentario que hemos recibido de nuestra compañera Susanaen nuestro artículo “La culpa es de los maestros”. Tras leerlo me sentí tan identificada que le pedí permiso para compartirlo con vosotros, así que aquí os lo reproduzco textualmente:

Imagen de una niña leyendo en un aula de infantil

“Hola. Yo soy maestra de las de oposición, de las que tan bien viven, de las que van al colegio a jugar con los niños y a tomar café con los compañeros, de las que en los recreos se escapa un ratito para ir a hacer la compra, de las que año a año van perdiendo derechos laborales, se van a las huelgas a cada rato para pedir dinero y encima no son generosas con los demás… ¡qué ideas tan demagógicas y alejadas de la realidad!

Me apena muchísimo leer comentarios como los de más arriba. Ahí se ve cómo la sociedad se deja llevar por ideas preconcebidas que han salido de estamentos superiores no sé con qué fin, que nos ponen a los maestros como los grandes vividores y peseteros de España, quizás sea para desviar la atención de otros grandes problemas que nos acucian, como la corrupción de la clase política, el desempleo, los desahucios…

Pero en fin, no voy a justificarme,pues no tengo por qué hacerlo. Aquí solo voy a exponer hechos, mis hechos: Estoy muy orgullosa de mi profesión, elegida por vocación. Soñaba con ser maestra desde pequeñita y a eso dedico mi vida. Mi tiempo y esfuerzo me ha costado, porque no, no es fácil la carrera de maestro, aunque muchos digan que es una chorrada… en fin, las puertas de las Escuelas de Magisterio de todo el país están abierta para quien quiera acceder a una profesión “cómoda” que necesita de unos estudios bastante fácilones.

Mi esfuerzo me ha costado también estar parada durante años porque las listas de sustitución estaban cerradas y solo me salían trabajos temporales, pero no por eso se me cayeron los anillos. Luego empecé a sustituir, saltando de un colegio a otro durante años, sin estabilidad alguna.

La oposición fue durísima, incluso con problemas legales de por medio que me acarrearon problemas de salud, y aún hoy tengo mi plaza bastante lejos de mi domicilio, con lo que la conciliación laboral se me hace muy difícil, porque yo, señores, también tengo familia. Eso sin contar la de horas que se me van por las tardes preparando las clases del día siguiente, pues no se puede ir improvisando y menos con niños pequeños, preparando material y yendo a comprarlo con mi dinero, pues los centros disponen de unas dotaciones económicas ridículas. También soy de las de “culo inquieto”, me gusta estar al día en cuanto a innovación educativa, tengo miles de horas en cursos, seminarios, ponencias, talleres… y eso ocupa muchísimo de mi tiempo libre, del que debería estar dedicando a mi familia. Y por cierto, muchos de esos cursos también han salido de mi bolsillo. Una persona ha comentado que deberíamos dedicar más tiempo… bueno si le parece poco lo que ya he dicho, pero mire, no me importaría pasarme el mes de julio en la escuela haciendo cursos de formación a cambio de tener las tardes del resto del curso para mí.

En mi trabajo veo de todo, como ya se ha comentado, desde familias excelentes a otras que dejan a sus niños en el más total abandono, he visto maltrato, he visto pequeñines pasando hambre y frío y a mí se me congela el corazón. He tenido que comprar material escolar a muchos alumnos, ropa y hasta he hecho compras de alimentos para familias de alumnos que no tenían nada que llevarse a la boca. Porque hay sitios donde los Servicios Sociales brillan por su ausencia y otros en que están tan saturados que no dan para más.

Para quienes dicen que tenemos muchas vacaciones, bueno, pues miren, aparte de que la legislación está así y que además es recomendación de la OMS y de la UNESCO, nos las merecemos, tan solo por higiene mental, porque si su hijo en vacaciones llega a volverla loca, imagínese quienes tenemos en un recinto cerrado a 20 niños de 3 años llorando por sus mamás, haciéndose pis y caca, vomitando, con mocos hasta en las orejas y en algunos casos con problemas muy duros de discapacidad o de conducta que no se diagnostican hasta que llegan a Primaria y mientras tanto, maestra de Infantil, aguántate como puedas.

En cuanto al sueldo, también está estipulado por ley y es el que corresponde a nuestra categoría profesional. Y por cierto, no es ninguna maravilla. Les aseguro que no me da para vacaciones en Hawai ni para comprarme un Mercedes. Y también tengo una hipoteca que pagar.

A mí personalmente me gusta invitar a algunas madres de vez en cuando, con el permiso del equipo directivo de mi centro, para que pasen un día en mi aula. Les aseguro que su visión de la maestra cambia radicalmente. La mayoría de las madres salen diciéndome: “cómo aguantas esto”, “qué valor hay que tener”, “te admiro por tu paciencia”… Y no lo hago para que me echen flores, ese no es mi objetivo. Lo hago para quitarles la venda de los ojos, para que se den cuenta de que los maestros no somos el enemigo, sino sus cómplices y compañeros en la tan difícil tarea de educar. ¡Y tan difícil! pues como ya se ha comentado, la Administración no nos facilita para nada nuestra labor, más bien parece que quisiera entorpecernos el trabajo.

Ahora en mi comunidad autónoma se van a hacer unas evaluaciones externas a los centros para determinar en qué se falla para evitar el fracaso escolar. Pero me parece que se están equivocando los términos, aquí fallamos todos: la sociedad, las familias, la escuela, la Administración y por qué no, también fallan los alumnos. Mis compañeros y yo hemos comentado muchas veces que para ser padres se deberían hacer también oposiciones y demostrar que realmente se es capaz de educar a un hijo, porque parir a un ser humano no da automáticamente la condición de ser Padres, así con mayúscula.

Debemos poner todos de nuestra parte, no echar la culpa siempre a los demás y mirarnos el ombligo de vez en cuando.

Un saludo.”

You may also like...

1 Response

  1. Manuela dice:

    Cómo que 20 niños de 3 años!!!!! Yo 29 porque las medidas del aula no permiten 30…Eso hay que pasarlo para saber lo que es…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>