Problemas de conducta: El Programa de Puntos

Los problemas de hábitos, normas, rutinas o conducta son habituales en determinadas edades y, aunque parezca increíble, cada vez lo son más en la etapa de la Educación Infantil.

Para contrarrestarlos existen varias y numerosas estrategias y/o herramientas, sin embargo, yo me declaro fan número 1 del Refuerzo Positivo Para mí, es sin duda, la herramienta que mejores resultados obtiene siempre y cuando seamos capaz de dosificarla. Es decir, en el momento en el que abusamos de él pierde el sentido y la validez pudiendo convertirse de cara a los niños en una obligación por parte del adulto que lo esté ejercitando. Como en todo, cautela.

Los problemas de conducta, rutinas,, hábitos e incluso los déficits de atención, concentración e hiperactividad están directamente relacionados con un rendimiento escolar no acorde a las posibilidades del niño y, por ende, en muchas ocasiones con dificultades para el aprendizaje.

Una de las herramientas más conocidas y más utilizadas para dicho trabajo son los SISTEMAS O PROGRAMAS DE PUNTOS. Pero….¿cómo utilizarlos? ¡Cuidado! no todo vale, ni de todas las formas tampoco.

Los sistemas de puntos no son más que un programa con el que se llega a un acuerdo con el niño. Se programan en concenso una serie de objetivos y, según el niño los vaya adquiriendo, se otorgará un premio simbólico o significativo que previamente habrá sido acordado. Es muy importante tener en cuenta los siguientes puntos a la hora de realizar un programa de este tipo:

1. El cuadro que recoja los objetivos y los progresos del niño en los mismos debe elaborarse en un formato grande, visualmente atractivo y motivador, que el niño entienda con facilidad y colocarse en un lugar visible para él. Es la única forma de que realmente se implique en dicho sistema.

2. No debe plantearse un número de objetivos elevados, mejor ir introduciendo nuevos según se van consiguiendo; y dichos objetivos deben poder conseguirse en un plazo de tiempo relativamente corto. Todo esto hará que el niño no se aburra o desmotive.

3. Es muy importante tener en cuenta, y que el niño sea sabedor de ello, que el hecho de conseguir en una o dos ocasiones la conducta, norma o rutina deseada no implica la consecución de dicho objetivo. Se trata de que el niño interiorice dichas conductas y pasen a formar parte de su día a día. Es por esto, que los sistemas de puntos son muy utilizados para desarrollar en los niños habilidades sociales y conductuales.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>